solicita por mail info@cursoespirita.com
ESPIRITISMO / Quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy….es sólo el principio

El otro lado del Titanic

Imagen El Otro Lado del Titanic
William Thomas Stead
William Thomas Stead

El Otro lado del Titanic, es también la historia de William Thomas Stead

Seguramente nunca hayas oído hablar de William Thomas Stead. Julian Fellowes no lo sacó en su miniserie de TV, ni aparece en el Titanic de James Cameron y solo se le ve por unos segundos en una película de 1958 titulada A Night to Remember como un hombre sin nombre que lee tranquilamente en la sala de fumadores mientras el barco se hunde. Sin embargo, Stead fue una figura destacada en el periodismo y la política entre 1880 y su muerte.

El 15 de abril de 1912 este periodista y pacifista británico de 62 años, William Thomas Stead, uno de los más famosos pasajeros del Titanic, se dirigía en el transatlántico a la ciudad de Nueva York para dar una conferencia sobre la paz mundial en el Carnegie Hall.

Antes de adentrarnos en lo que sucedió a Thomas Stead en aquel día fatídico, conozcámoslo un poco mejor.

Vale la pena recordar cuánto debe la cultura moderna a este hombre extraordinario. Es motivo de estudio y hasta de congresos, como el que reunió durante dos días, en la Biblioteca Británica, a cerca de 50 historiadores y académicos con el fin de examinar su vida y legado. Stead es a menudo considerado el inventor del periodismo de investigación moderno.

W. Thomas Stead
W. Thomas Stead

William Thomas Stead nació en 1849. A la inusual edad de veintidós años, fue nombrado editor de Northern Echo, un periódico regional con sede en Darlington, en el norte de Inglaterra. Logró expandir la distribución del Echo a niveles nacionales.

En 1880 le contrataron en Londres como editor asistente del Pall Mall Gazette. Dos años más tarde se convirtió en su editor y fue responsable de muchas de las innovaciones periodísticas, desde cosas simples como el uso de mapas para ayudar a ilustrar la ubicación de una historia, hasta una serie de técnicas de investigación bastante revolucionarias, que marcaron el camino para la prensa de hoy. Fue muy conocido el caso Eliza Armstrong, el más oscuro de los escándalos en el Londres de 1885.

En julio de 1885 publicó la primera de cuatro entregas de The Maiden Tribute of Modern Babylon, una serie de artículos con títulos sensacionalistas como “La violación de las vírgenes”, “Las confesiones de un burdel”, “Cómo Las niñas fueron compradas y arruinadas”, y de los más impactantes “Un niño de trece años comprado por 5 libras”, que contó la historia de Lily, una virgen de trece años que fue vendida a la prostitución por su madre alcohólica.

W. T. Stead en 1976
W. T. Stead en 1976

Su propósito era simple. Junto con colegas del movimiento del Ejército de Salvación, Stead quería que el gobierno aprobara un proyecto de ley que aumentaba la edad de consentimiento de trece años, como lo era entonces, a los dieciséis años, de la actualidad. Su objetivo era provocar una protesta pública que obligaría al gobierno a reaccionar y llevarlo a cabo rápidamente. Pero los artículos eran tan espeluznantes que WH Smith & Sons, que tenía el monopolio de las tribunas, se negó a distribuir el periódico, por lo que los voluntarios del Ejército de Salvación salieron a la calle para venderlo. Las copias tenían tanta demanda que se formaban colas de miles de personas, en Fleet Stret,  frente a las oficinas del Pall Mall Gazette y se generó un intercambio de copias de segunda mano, que superaban considerablemente su precio original.

La respuesta del público fue todo lo que Stead podría haber deseado. Se organizaron reuniones de protesta, había miles de personas protestando en Hyde Park, y en menos de cuatro semanas se aprobó el proyecto de ley. El gobierno liberal fue presionado para alterar la Ley de Enmienda Criminal y luego pasarla por el Parlamento. La Ley aumentó la edad de consentimiento para las niñas de 13 a 16 años, pocos días después de los informes de la Gaceta.

William Thomas Stead vestido de reo
William Thomas Stead con su uniforme de prisión, 1885

Los periódicos rivales comenzaran a desentrañar los hechos reales sobre el caso “Lily”.

Resultó que Lily era en realidad una niña llamada Eliza Armstrong y la razón por la que Stead era consciente del caso era porque habían sido él y sus colegas quienes habían instigado su compra en primer lugar. Habían diseñado todo el escándalo, adquiriendo a Eliza a través de una alcahueta reformada (con la única intención de probar que se podía hacer) y posteriomente la pondrían a salvo con sus amigos del Ejército de Salvación en Francia. Ella se reunió con sus padres, quienes afirmaron que pensaban que había sido vendida para servir de criada.

Los políticos estaban furiosos por haber sido manipulados de esa manera. Stead y sus compañeros de conspiración fueron a juicio, y el 10 de noviembre él y otros dos fueron declarados culpables de secuestro y adquisición. Era un juicio claramente destinado a reducir la influencia alarmante de Stead, que fue encarcelado durante tres meses en la prisión de Holloway y según todos los informes fue un prisionero modelo.

Le permitieron continuar trabajando desde su celda y escribió un ensayo incendiario “Gobierno por el periodismo”, en el que argumentaba que un periódico propiamente democrático, dirigido por una red activa de lectores preocupados, podría volver redundante una maquinaria parlamentaria corrupta. Era una versión bastante sorprendente de la Big Society.

Stead le preguntó al gobernador de la cárcel si podía conservar su uniforme de prisión, y cada año el 10 de noviembre se lo ponía para celebrar su gran “victoria”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez fuera de la cárcel, Stead intentó crear esa red de lectores. Estableció la Review of Reviews en 1890, una publicación mensual con alcance global, destinada a unir al imperio al sintetizar todo su mejor periodismo. Stead continuó innovando: fue el primer editor en emplear mujeres periodistas; amaba las nuevas tecnologías de comunicación e informaba sin aliento sobre los nuevos experimentos inalámbricos de la década de 1890.

Fue una figura política de alcance global. Estuvo muy involucrado en las dos conferencias de paz de La Haya, en 1899 y 1907. Pero fue ampliamente rechazado por su oposición a la Guerra de los Boers en 1899. Estaba aún más marginado por sus dos pasiones más groseras, el Esperanto, que defendió fuertemente en su columnas del periódico, y el Espiritismo.

William T. Stead
William T. Stead

En 1898 Stead había visitado al Zar de Rusia y esta visita lo estimuló a fundar y editar la Guerra contra la Guerra, que era un periódico semanal. En este momento también predicó lo que él llamó una “Cruzada por la Paz”. Después de la conferencia de La Haya, se opuso fuertemente a la guerra en el Transvaal y escribió ¿Debo matar a mi hermano Boer?, y también publicó el órgano semanal del Comité para detener la guerra, Guerra contra la guerra en Sudáfrica. En 1900 Stead apoyó la formación de una Unión Internacional para combatir el militarismo y asegurar la adopción de las recomendaciones de la Conferencia de La Haya.

Hasta su muerte, Stead continuó predicando “la paz mediante el arbitraje” y cuando embarcó en el Titanic en Southampton, viajaba a Estados Unidos para participar en un congreso de paz en el Carnegie Hall el 21 de abril a petición del presidente William Howard Taft.

Espiritismo y su mediumnidad

Otra fotografía de W. T. Stead
Otra fotografía de W. T. Stead

El interés de Stead en el Espiritismo fue provocado inicialmente por un colega durante su época en el Northern Echo, aunque no asistió a una sesión hasta su primer año en la Gazette. No fue hasta después de renunciar al periódico en 1890 que comenzó a experimentar con la escritura automática (escribiendo mensajes mientras estaba en trance), alegando que en 1892 había logrado cierto éxito con una serie de cartas que pretendían ser de una tal Julia Ames, una fallecida conocida periodista estadounidense. Este fue el comienzo de su interés permanente y profundamente sentido, en el Espiritismo. El año siguiente lanzó Fronteras, una revista trimestral espiritista que duraría cinco años. En 1909, Stead creó la Julia’s Bureau, la oficina de Julia, un proyecto altruista, en el que la gente podía contactar a sus seres queridos a través de un grupo de médiums que se reunían regularmente cada día.

A menudo, Stead bromeaba diciendo que moriría a manos de un asesino o ahogándose. El 22 de marzo de 1886, Stead había publicado un artículo titulado Cómo el vapor de correo cayó en el Atlántico, por un superviviente.

La trama de la historia relataba que un marinero británico llamado Thomas, en un barco de vapor anónimo recién construido, se embarcaba en su viaje inaugural a los Estados Unidos. Al partir, Thomas se da cuenta de que la pequeña cantidad de botes salvavidas del barco no sería suficiente para salvar a todos los pasajeros y la tripulación. Sin embargo, nadie toma en serio su comentario. Un par de días después del viaje, el crucero golpea un velero que, debido a la densa niebla, no fue visible hasta que se acercó peligrosamente al transatlántico. En el caos que sigue después de la colisión, los pasajeros y la tripulación se dan cuenta de que el barco está equipado con muy pocos botes salvavidas. De 916 personas a bordo del transatlántico, apenas 200 logran abordar botes salvavidas, mientras que más de 700 mueren en el desastre. Thomas logra salvarse saltando al agua y subiéndose a uno de los botes salvavidas. La historia incluía el comentario editorial del autor, que decía lo siguiente: “Esto es exactamente lo que podría ocurrir y tendrá lugar si los barcos de línea no llevan suficientes botes”. Sin embargo, la advertencia de Stead recibió poca atención en el momento de ser publicada.

Era una historia escrita en 1886 que predijo el desastre del “Titanic” de 1912 con una precisión inquietante. Después del desastre del Titanic, muchas personas comenzaron a ver la historia como una profecía escalofriante, ya que las similitudes entre la trama y los eventos que ocurrieron en el Titanic fueron bastante sorprendentes.

Seis años más tarde en 1892 publicó otra historia en el Review of Reviews,la historia ficticia de un accidente que involucró a un buque de la White Star Line, (la misma compañía naviera del Titanic), titulada Del Viejo al Nuevo Mundo, en la que los sobrevivientes de un barco, el Majestic, que habían colisionado con un iceberg son recogidos en el Atlántico Norte por un buque que pasaba por allí oportunamente. En la historia uno de los pasajeros era un clarividente que presagia el desastre del barco con el iceberg.

Después del Titanic esta historia también fue obviamente vista como un caso aterrador de presagio.

Veinte años más tarde, el 15 de abril de 1912, William Thomas Stead encontró su final en el fallido viaje inaugural del Titanic.

Embarque del Titanic
Embarque del Titanic

Otra predicción sorprendente de Stead fue hecha apenas un mes antes del desastre, en marzo de 1912, con respecto a un nuevo barco sometido a pruebas en el mar, el Selandia. Este fue el primer buque oceánico con un motor diesel, y Stead entrevió claramente que este barco marcaba el “destronamiento del rey Carbón”. Para Stead, el Titanic no era el futuro, sino el fin de lo viejo.

En un libro de 1909, Stead, al explicar por qué creía en la vida después de la muerte, comenzaba así:

Con el fin de formar una idea definitiva del problema que estamos a punto de atacar, imaginemos la tumba como si fuera el Océano Atlántico

En un discurso pronunciado por Stead a los miembros del Cosmos Club el mismo año, se imaginó a sí mismo como náufrago y ahogado en el mar, llamando frenéticamente en busca de ayuda.

Mientras se construía el Titanic, el archidiácono Colley, que además de eclesiastico era conocido espiritista, imprimió un panfleto titulado The Fore-Ordained Wreck of the Titanic y envió una copia a Stead, quien respondió:

Estimado señor, muchas gracias por su amable carta, que justo veo a punto de embarcarme para América. Sinceramente espero que ninguna de las desgracias que señala puedan suceder; pero guardaré su carta y le escribiré cuando regrese. Atentamente, W. T. Stead.

Harper notó que antes de que Stead partiera de Southampton, parecía muy sombrío, a diferencia de sus numerosos viajes anteriores al extranjero. Le dijo que sentía que “algo iba a suceder, en algún lugar, o de alguna manera. Y que sería para bien”. También le dio instrucciones para organizar sus asuntos comerciales.


Noticia del New York American del hundimiento del Titanic
Noticia del New York American del hundimiento del Titanic

El hundimiento del buque de pasajeros británico RMS Titanic el 15 de abril de 1912 fue el desastre marítimo más mortífero en tiempos de paz en la historia moderna. Durante su viaje inaugural de Southampton a la ciudad de Nueva York, el barco chocó contra un iceberg en el Atlántico Norte y terminó trágicamente su primer y único viaje a 4000 metros debajo de la superficie del océano.

De aproximadamente 2.224 personas a bordo, solo 710 sobrevivieron al desastre y fueron transportadas a Nueva York, el destino original del barco, por el RMS Carpathia, un barco que respondió a las llamadas de socorro del Titanic.

Antes de su partida de Southampton, el Titanic se consideraba insumergible. Estaba equipado con equipos de seguridad de última generación, como puertas estancas accionadas por control remoto y compartimientos estancos que fueron diseñados para mantener el barco a flote en caso de accidente. Aún así, el gigantesco transatlántico no se salvó a pesar de su avanzado sistema de seguridad: la inesperada colisión con un iceberg provocó que se llenara de agua, se rompiera y se hundiera rápidamente.

El defecto más significativo del sistema de seguridad del Titanic fue la escasez de botes salvavidas, que fue responsable del inmenso número de víctimas mortales. Los botes salvavidas de Titanic solo podían acomodar a aproximadamente el 50 por ciento de los pasajeros del barco.


William Thomas Stead era un pasajero de primera clase del Titanic.

Charló con entusiasmo durante la comida de 11 platos esa fatídica noche, contando historias emocionantes (incluida una sobre la momia maldita del Museo Británico), pero luego se retiró a la cama a las 10.30 p.m. y pareció no participar en más actos aquella noche.

Stead ocupaba el camarote C-87, pero mientras el barco se hundía, se sentó en silencio leyendo un libro en la sala de fumadores de Primera Clase.

Después de ayudar a las mujeres y los niños a subir a los botes salvavidas, entregó su chaleco salvavidas a uno de sus compañeros de viaje. Como defensor de los derechos de las mujeres, bien pudo seguido el código caballeresco de “las mujeres y los niños primero”. Como espiritista, sin duda se tomaría la perspectiva de la muerte con aceptación. De hecho, a menudo comparó la transición de esta vida a la siguiente como un viaje en barco desde el Viejo al Nuevo Mundo.

Varios sobrevivientes informaron haber visto a Stead en varios lugares en las 2 horas, 40 minutos que transcurrieron entre el momento en que el palacio flotante en su viaje inaugural chocó contra un iceberg, hasta que se precipitó al fondo del Atlántico Norte. Todos hablaban de un hombre muy tranquilo y compuesto, preparado para enfrentar su muerte con valentía y esperanza.

Portada del New York Herald, que recoge a Stead entre las víctimas más famosas
Portada del New York Herald, que recoge a Stead entre las víctimas más famosas

Frederick Seward, un abogado de Nueva York de 34 años, dijo que Stead era uno de los pocos en cubierta cuando el iceberg se vio afectado.

Lo vi poco después y estaba completamente abatido, pero conservó en todo momento la más bella compostura, recordó Seward, que subió al bote salvavidas número 7.

Andrew Cunningham, un mayordomo inglés de 35 años que atendía a Stead y otros pasajeros, recordaron que Stead no se había sentido bien durante todo el día y había cenado en su habitación.

No lo volví a ver hasta después del accidente. Luego fui a ver a todos mis pasajeros. Él había salido a cubierta, pero pronto regresó. Yo dije, ‘Sr. Stead, tendrá que ponerse el chaleco salvavidas. Él dijo: ‘Cunningham, ¿de qué servirá?’ Dije: Puede que lo necesite. Le puse el chaleco sobre su cabeza. Nos despedimos, y esa fue la última vez que lo vi.

Corriendo a través de la sala de fumadores de primera clase en su camino al bote salvavidas no. 9, George Kemish, un bombero de 24 años, observó a Stead sentado solo allí mientras leía, como si hubiera planeado quedarse allí, ocurriera lo que ocurriera.

Juanita Parrish Shelley, una pasajera de segunda clase de 25 años de Montana que viajaba con su madre, vio a Stead ayudando a mujeres y niños a subir a los botes salvavidas.

Su amado Jefe, le escribió más tarde Shelley a Edith Harper, secretaria y biógrafa de Stead, junto con el Sr. y la Sra. (Isidor) Straus, atrajeron la mayor atención incluso en esa horrible hora, a causa de su compostura sobrehumana y su divino trabajo. Cuando nos fuimos, en el último bote salvavidas, y no pudieron hacer nada más, se quedó solo, en el borde de la cubierta, cerca de la popa, en silencio en lo que me pareció una actitud de oración, o de una profunda meditación. En cuanto a si él llevaba chaleco salvavidas ¡Ay! ¡No!, eran demasiado escasos. Él fue mi última visión del Titanic de pie, en la misma actitud y lugar.

El cuerpo de Stead nunca fue encontrado. Se ahogó en las heladas aguas del Atlántico junto a muchos otros que no pudieron conseguir un asiento en uno de los botes salvavidas del Titanic. Sus advertencias fueron tomadas en serio solo después de que la falta de botes salvavidas demostrasen ser una razón clave para semejante desastre.

Portada del Daily Mirror con William Stead
Portada del Daily Mirror que destaca a William Stead con el titular: El amigo de los reyes y el enemigo de las injusticias, fue uno de los cientos de víctimas en el naufragio.

Hubo cuentos heroicos de sacrificio y estoicismo: la orquesta de ocho hombres, que siguió tocando hasta el último momento; El comandante Butt, el agregado militar del presidente estadounidense Taft, que rechazó un lugar en un bote salvavidas. El capitán Smith que se hundió con su nave, y la del propietario de la White Star Line, J. Bruce Ismay, que se metió en un bote salvavidas, pero viviría el resto de su vida en desgracia.

Sin embargo, para la prensa británica, el primer nombre entre los ahogados fue el editor William Stead, que viajaba en el Titanic para dirigirse a una conferencia en el Carnegie Hall en Nueva York. Stead fue a menudo incluido primero entre las “Víctimas notables”, y el periodista J. L. Garvin recordó:

Al caminar en Oxford Street al mediodía, cuando la pérdida del Titanic era segura, el único nombre que escuché fue el suyo.

Tal vez era inevitable que el espíritu de Stead reapareciera. Su Espíritu transmitió las noticias de su llegada al más allá unas horas después del hundimiento, y apareció por primera vez en forma material dos semanas después. Estas asociaciones espiritistas garantizaban que su nombre se desvaneciese de la memoria colectiva. Sin embargo, hoy, con el papel que ocupa la prensa en la política, en la opinión pública y que la investigación periodística se haya convertido en una cuestión crucial, las lecciones de la carrera de Stead siguen siendo extraordinariamente relevantes.

Stead no figura entre las 334 víctimas cuyos cuerpos fueron recuperados mientras flotaban en sus chalecos salvavidas, congelados hasta morir. El único registro de lo que le sucedió a su cuerpo se produjo 15 días después, el 27 de abril, cuando Stead se comunicó con el Dr. John S. King, un médico de Toronto, a través de un médium. William Thomas Stead finalmente había sobrevivido, pero fue su conciencia, no su cuerpo, la que sobrevivió a la calamidad.

Incluso mi situación era preferible a la de algunos, porque me dolió algo como un golpe, por lo que me hundí rápidamente bajo la superficie del mar, comunicó Stead a King.

Imagen del Titanic
Imagen del Transatlántico

Se podría pensar de ese mensaje que Stead fue golpeado por una de las chimeneas desprendidas del barco.

Stead iba a acompañar a Etta Wriedt, un médium de voz directa de Detroit, Michigan, a Inglaterra en su viaje de regreso para que pudiera ser estudiada y observada. El vicealmirante William Usborne Moore, un comandante naval británico retirado convertido en investigador psíquico, le había contado a Stead sobre la señora Wriedt dos años antes después de visitarla en Detroit y quedar muy impresionado por su mediumnidad. La Sra. Wriedt había visitado Inglaterra en 1911, y Stead, Moore y otros querían traerla de vuelta para estudiarla.

La Sra. Wriedt estaba en la ciudad de Nueva York en el momento en que llegó la noticia del desastre, y de acuerdo con su anfitrión, Stead se comunicó tres días después de su muerte.

Era débil en articulación, pero lo entendimos bastante, dijo Moore al anfitrión. Su estancia fue corta. La noche siguiente, el Sr. Stead vino nuevamente; su articulación y personalidad eran mucho más fuertes, y entró en detalles de su fallecimiento. La noche siguiente, el viernes, volvió a aparecer muy fuerte y claro, y nuevamente nos dio todos los detalles de su fallecimiento. En particular, deseaba que la Sra. Wriedt fuera a Londres para cumplir con su compromiso, que ahora está a punto de cumplir.

De vuelta en Inglaterra, el general de división Sir Alfred Turner, un oficial retirado del ejército británico, registró su primera experiencia al escuchar a Stead, unos diez días después del desastre.

El Titanic en el fondo del mar
El Titanic en el fondo del mar

Apenas habíamos comenzado cuando una voz, que aparentemente provenía de mi espalda, exclamó: ‘¡Estoy tan feliz de estar con ustedes otra vez!’ La voz era inequívocamente la de Stead, quien de inmediato (aunque no visible para nadie) comenzó a contarnos los acontecimientos de los terribles momentos en que el gran leviatán se asentó en su perdición, y lentamente se hundió en su tumba dos millas debajo de la superficie de el mar… Había, en lo que a él se refiere, una breve y aguda lucha por recuperar el aliento, e inmediatamente después recuperó el sentido en otro estado de existencia. Estaba rodeado de cientos de seres que, como él, habían pasado ese umbral, pero que estaban completamente aturdidos, y siendo totalmente ignorantes de la siguiente etapa de la vida venidera, andaban a tientas como en la oscuridad, pidiendo luz y totalmente inconscientes de que no estaban todavía en la carne. Se dispuso a sí mismo a hacer una obra misional al iluminar a estas criaturas pobres y sin preparación; y en tal trabajo, nos dijo que todavía estaba empleado, con la asistencia de numerosos espíritus habitantes del otro lado, cuya tarea y deber primordial es ayudar e iluminar a los que pasan por allí.

Simpática fotografía de William Thomas Stead
Simpática fotografía de William Thomas Stead

La Sra. Wriedt viajó a Inglaterra y dio su primera sesión el 5 de mayo, 20 días después de la muerte de Stead. Según Moore, Stead se manifestó y dio tres pruebas admirables de su identidad, incluyendo algunos detalles sobre una conversación que Stead y Moore tuvieron en un banco la última vez que se encontraron. La noche siguiente, Estelle Stead, la hija de Stead, asistió a una sesión con la Sra. Wriedt.

Dos semanas después del desastre vi la cara de mi padre y escuché su voz tan claramente como la escuché cuando me dijo adiós antes de embarcarse en el Titanic.

Calculó que su padre habló durante más de 20 minutos. El almirante Moore, que estuvo presente, estimó que fueron cerca de 40 minutos y lo describió como la conversación más dolorosa pero más realista y convincente que había escuchado durante sus investigaciones sobre la mediumnidad.

El reverendo Charles Tweedale registró que Stead fue visto y escuchado el 17 de julio de 1912 en la casa del profesor James Coates de Rothesay, un conocido autor e investigador, que hizo que la Sra. Wriedt se sentara con varios testigos.

William Thomas Stead junto a su familia en 1880
William Thomas Stead junto a su familia en 1880

El Sr. Stead se mostró dos veces en poco tiempo, la última aparición fue claramente definida, y ninguno olvidará fácilmente los tonos claros y resonantes de su voz. Allí en nuestro propio hogar, y en presencia de catorce personas cuerdas y reflexivas, el Sr. Stead se ha manifestado y ha demostrado en su propia persona que los muertos regresan.

Más tarde, Stead se comunicó con su hija a través de otro médium, y recalcó que al hacer la transición al mundo de los Espíritus, uno no se convierte inmediatamente en parte de la “Deidad”, ni el Espíritu tiene pleno conocimiento de todos los temas.

No puedo decirte cuántos zapatos necesitará mi nieto… ni puedo contarte el arreglo de la pregunta irlandesa. Solo puedo ver un poco más que tú, y de ninguna manera poseo la llave de la puerta de Todos los Conocimientos y Toda la Verdad. Eso, tenemos que trabajarlo cada uno… y cuando pasamos por una puerta encontramos otra delante de nosotros para desbloquear… y otra, y otra.

Agregó que a medida que se avanza y se dejan de lado las inclinaciones y los hábitos de la tierra, otros intereses toman su lugar y luego viene el deseo de un conocimiento verdadero.

La vida aquí es algo más grandioso, algo más audaz, y algo más feliz para todos aquellos que han llevado vidas razonables en la tierra.

Comunicó Stead a su hija.

Pero para los irrazonables hay muchos problemas, dificultades y tristezas que van a encontrar. Hay una gran verdad en el dicho de que ‘según siembres, así cosecharás’.


Algunas de las campañas de W. T. Stead

Placa en homenaje a Stead
Placa en homenaje a Stead

1876 Como editor del Northern Echo en Darlington, Stead se une a una campaña para derogar la Ley de Enfermedades Contagiosas, que sanciona el examen forzado de cualquier mujer sospechosa de prostitución. Ley derogada en 1886. Primero se le avisa al líder liberal William Gladstone por su campaña para exponer las atrocidades en la guerra búlgara.

1880 Se muda a Londres para unirse al Pall Mall Gazette.

1883 El grito de los marginados pobres de Londres – Stead agrega propuestas de política a la famosa exposición y luego escribe En el oscuro Londres y el Camino de salida para el ejército de salvación.

1884 La verdad sobre la marina de guerra provoca un aumento en el presupuesto militar.

1885 The Maiden Tribute of Modern Babylon – Stead expone la prostitución infantil en Londres en una pieza pionera de periodismo de investigación. Tras lo que sería  encarcelado.

1890 Abre Review of Reviews, una revista mensual.

1893-4 Vive en Chicago durante seis meses, haciendo campaña contra burdeles y bares, publicando el espeluznante “Si Cristo vino a Chicago”.

1899 ¿Debo matar a mi hermano Boer? – La postura antiguerra de Stead provoca discusiones sobre si puede ser procesado por traición.

1899 y 1907 Figura fundamental en la Conferencia de Paz de La Haya, en la que se aboga por la versión anticipada de las Naciones Unidas.

1909 lanza Julia’s Bureau, su servicio espiritista.

1912 Se embarca en el  Titanic para hablar en la conferencia de paz por invitación del presidente Taft.

Salvador Martín

Copyright Curso Espírita

image_pdfArtículo en pdfimage_printImprimir

Deja un comentario