solicita por mail info@cursoespirita.com
Quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy….es sólo el principio

Sueños

Efecto de la emancipación del alma al dormir el cuerpo. Cuando los sentidos están entorpecidos, los lazos que unen el cuerpo al alma se aflojan; ésta, al volverse más libre, recobra parcialmente sus facultades de Espíritu y entra más fácilmente en comunicación con los seres del mundo incorpóreo. Al despertar, el recuerdo que conserva de lo que ha visto en otros lugares y en otros mundos –o en sus existencias pasadas– constituye el sueño propiamente dicho. Pero como este recuerdo es sólo parcial, casi siempre incompleto y mezclado con recuerdos del estado de vigilia, de ello resulta que hay interrupciones en la serie de los hechos, lo que corta la ilación y produce esos conjuntos extraños que parecen no tener sentido, como si a un relato hubieran truncado aquí y allá trechos de líneas o de frases.

« Regresa al Diccionario Espírita