A través del bien y de los pequeños gestos y actos de caridad creamos una espiral de sucesos, que nunca sabemos cuando tienen fin, pero que sin duda tarde o temprano regresan a nosotros, frecuentemente en esta misma existencia.