¿Qué es y qué se hace en un Centro Espírita?

Un centro espírita es o debería de ser fundamentalmente un grupo de personas que se reúnen para estudiar la enseñanza espírita. Además de centro espírita puede ser denominado asociación espírita, sociedad espírita, grupo espírita, que son simplemente formas diferentes de decir lo mismo, y que, cuando es algo más que un grupo familiar, normalmente se registra como asociación.

Si encontramos asociaciones autodenominadas espíritas pero apellidadas templo, comuna, iglesia, o cualquier otro tipo de apelativo religioso, de una cosa podemos estar seguros y es que desconocen algunas cuestiones esenciales del Espiritismo o de no ser así no se habrían apellidado de esta manera. Esto generalmente está ocasionado por ciertos atavismos religiosos y culturales, que ha llevado a algunos a tergiversar y malinterpretar el conocimiento espírita, que tiene muy claramente desarrollados sus principios y fundamentos. El Espiritismo ni es religión ni tiene rituales, ni altares, ni vestimentas, ni templos.

En un centro espírita básicamente se llevan a cabo estudios y coloquios fundamentados en la codificación espírita. Muchos realizan también diferentes actividades divulgativas como por ejemplo conferencias y cursos.  Algunas asociaciones o centros espíritas desarrollan proyectos de ayudas sociales, y la mayoría morales. Sus actividades son siempre gratuitas y sin ánimo de lucro, y si no lo fueran no se trataría de propiamente un centro espírita, como tampoco lo sería si en lugar de estar fundamentado en la obra de Allan Kardec lo estuviera en cualquier corriente espiritualista; en otro autor, pensador, médium o espíritu.

Un centro espírita puede contar con reuniones mediúmnicas ya sea experimentales, ya sea como medio de instrucción directa del plano espiritual o ya sea para colaborar en el auxilio a espíritus necesitados, por ejemplo tras el proceso de turbación que acompaña a la desencarnación.

Es también el lugar idóneo donde orientar a los médiums, de vital y urgente importancia cuando surge y brota la mediumnidad con desequilibrios y perturbaciones. Y un buen centro espírita es uno de los mayores recursos ante la obsesión, ante las influencias perniciosas de espíritus inferiores o ignorantes.

Cuando un centro espírita está guiado por la humildad, la sencillez y el altruismo, cuando se aleja del misticismo y se rige por la obra de Kardec, más que por médiums, guías e iluminados, cumple un gran papel en la sociedad, se torna en una verdadera cátedra de conocimiento espiritual y en un puesto de socorro ante diferentes problemáticas del ser humano.

Más preguntas frecuentes