solicita por mail info@cursoespirita.com
ESPIRITISMO / Quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy….es sólo el principio

Luz y Verdad del Espiritualismo

Portada Luz y Verdad del Espiritualismo

Luz y Verdad del Espiritualismo

Luz y Verdad del Espiritualismo se publicó en Cádiz poco antes que El Libro de los Espíritus. Es fruto de sesiones de tiptología a través de una mesa velador o trípode. En el libro encontraremos explicado cómo llevaban a cabo este fenómeno.Vista de la portada de Luz y Verdad del Espiritualismo

Luz y Verdad del Espiritualismo arremete contra la incredulidad y el prejuicio, recomienda las sesiones serias y desinteresadas. Alerta contra el fanatismo y destaca la importancia de la moral. En la misma línea de la obra de Kardec, prueba de que los Espíritus enseñaban y enseñan lo mismo a este respecto en todas partes. Los primeros ejemplares se quemaron en un Auto de Fe decretado a la obra por el Obispo de Cádiz, lo que no impidió dos nuevas reediciones ese mismo año. Incluye contenido complementario de la Revista Espírita de Allan Kardec, El Criterio Espiritista de Alverico Perón, y reseñas sobre el Obispo que llevó a cabo el Auto de Fe, incluida una comunicación mediúmnica recibida un año después de su desencarnación.

Prólogo

Estamos ante una de las obras más importantes desde el punto de vista histórico del Espiritismo español y europeo, fue impresa en Cádiz en febrero de 1857, cuando todavía ni se había publicado El Libro de los Espíritus1.

En 1853 el fenómeno de las mesas giratorias o mesas parlantes había suscitado el interés de la sociedad española a raíz de varios artículos en la prensa de la época; pero también porque aquí, como en muchos otros lugares del mundo, este fenómeno se produjo con especial prodigalidad durante esos años.  Como dice Arthur Conan Doyle en Historia del Espiritismo, eran años de una invasión organizada. Algo que alcanzaba a todas las capas de la sociedad, desde la alta aristocracia a la clase trabajadora y que en la mayoría de los casos se llevaba a cabo como mero objeto de curiosidad y diversión. Algunos médicos experimentaron el fenómeno tratando de encontrar la causa física o magnética del mismo, lo que dejaron reflejado en algunos interesantes artículos de revistas médicas como El Siglo Médico, El Heraldo Médico o La Gaceta Médica. Muchos admitían y eran testigos del fenómeno, pero pocos lo atribuían a causas espirituales.

Numeración de los pies y letras que corresonden
Numeración para marcar por golpes la letra que quería indicar el Espíritu

Fue también en 1853 que un grupo en San Fernando, Cádiz, comienza a llevar a cabo reuniones de forma seria, utilizando una mesa velador de tres pies. El mismo sistema que utilizaría la Sociedad gaditana que publica Luz y Verdad del Espiritualismo2 (1857). Todo nos hace pensar que esta segunda sociedad gaditana, fundada en 1855, y que en un mes tenía más de cien socios, tendría miembros de la primera. El primer grupo saca a la luz en 1854 un folleto titulado Las mesas danzantes y modo de usarlas. Ambas utilizaban la mesa velador o trípode, y numeraban cada uno de los pies del trípode, a cada uno de los cuales le correspondía nueve letras del alfabeto3. En ambas destaca la seriedad y los nobles fines que persiguen, lo que les permitió estar asistidos por Espíritus de cierta elevación, de los que recibían enseñanzas y exhortaciones, de contenido filosófico y moral, muy similares, salvo alguna excepción, a las de El Libro de los Espíritus, y entre los Espíritus elevados comunicantes, había también Espíritus más inferiores a los que asistían con sus consejos. Llevaban a cabo misiones de caridad periódicamente, siguiendo las indicaciones de sus guías.

El propio Allan Kardec felicita y destaca la labor de los espiritistas de Cádiz, y justifica su pretensión de ser uno de los primeros núcleos, sino el primero en Europa, en tener una reunión espiritista constituida y recibir comunicaciones periódicas de los Espíritus, por la escritura y la tiptología, sobre moral y filosofía. «[…]en un momento en el que, de hecho, en casi todas partes, no se ocupaban de las mesas parlantes si no como un objeto de distracción, en Cádiz ya se utilizaba el fenómeno para instrucciones serias».4

La Sociedad gaditana resuelve publicar la obra que aquí prologamos, de la que comenzaremos diciendo que algún mérito ha de tener cuando la Iglesia determina prohibirla y pasarla por la hoguera.

Obispo de Cádiz
Juan José Arbolí y Acaso, el Obispo de Cádiz que decretó el Auto de Fe

El Obispo Arbolí, del que daremos debida cuenta al final del libro5, manda secuestrar todos los ejemplares y decreta un Auto de Fe, quemándolos delante de su palacio. Al día siguiente da una pastoral en la que los excomulga, tratándolos de ateos y panteístas, prohibiendo a todos los feligreses la evocación de los Espíritus, bajo pena de excomunión; así como da orden a todos los curas que en sus respectivas parroquias leyesen esta pastoral todos los festivos.

Pero como ya sabemos bien los espiritistas, los Autos de Fe, no han sido freno para la divulgación del Espiritismo, ya que justamente han conseguido todo lo contrario.

Llevaron a cabo la hazaña de hacer una nueva impresión en Gibraltar de mil doscientos ejemplares, y a pesar del aviso que el vicario católico de Gibraltar dio al Obispo, los libros entraron nuevamente en Cádiz, y se repartieron en casi todos los pueblos de su obispado, creándose nuevos círculos en varios de esos pueblos. Poco después en ese mismo año el libro salta el Atlántico y se edita en Montevideo.

En la introducción del libro, los autores firmantes, Jotino y Ademar ya vaticinaban las dificultades que encontrarían.

En el anexo 2, incluimos la carta que envía uno de los miembros, Francisco de Paula Coli, al director de El Criterio Espiritista, Alverico Perón, carta que refiere más detenidamente algunos de estos hechos.

En Luz y Verdad del Espiritualismo encontraremos explicado cómo llevaban a cabo el fenómeno, la obra es especialmente pródiga arremetiendo contra la incredulidad y la ignorancia, tan llena de prejuicios.

Promueve el estudio detenido, la práctica con un estudio previo, las experiencias serias, con ciertas condiciones como son la moral y el desinterés de los experimentadores.

Alerta sobre el fanatismo y la frecuente posibilidad de que los Espíritus comunicantes sean inferiores y por tanto ignorantes. Contraindicando el mal uso, las interesadas preguntas sobre asuntos personales, propios y ajenos, que son las que atraen Espíritus inferiores; mientras que los elevados se ocupan de asuntos más sublimes que resolver nuestra curiosidad malsana.

Y destaca la figura de nuestro Creador, la importancia de la moral, que poco difiere de la moral cristiana. En la misma línea de la obra de Kardec, prueba de que los Espíritus enseñaban y enseñan lo mismo a este respecto en todas partes.

Todavía hoy, 162 años después, resplandece la magia de este librito, que llegó a nuestras manos, hace tan solo dos semanas, por una de esas vías casuales, que tantas veces nos resuenan como causalidad y ayuda espiritual. Y por su gran valor histórico, este último recién llegado ha adelantado a otros libros espíritas que tenemos en preparación, apremiándonos a ponerlo cuanto antes a disposición de todo el mundo, para que las cenizas del Auto de Fe de Cádiz puedan, ahora sí, esparcirse por doquier. Mientras terminábamos de escribir este prólogo, hubo otro pequeño resplandor de esa magia, cuando exactamente a la 1:01 de la madrugada recibo un WhatsApp de mi amiga Sol que textualmente decía: «Están hablando del Espiritismo en España ahora en Cuarto Milenio6», y al poner la televisión me encuentro que de lo que están hablando es exactamente de este libro, otra casualidad, otro Acaso, éste era por cierto el segundo apellido del Obispo Arbolí, pero seguro que esta sí que es otra casualidad.

Salvador Martín

7 de octubre de 2019

Disponible en pdf y en varios formatos y plataformas digitales, así como en libro físico en tapa blanda, recomendamos especialmente este último del que hemos logrado una edición de calidad y muy económica en amazon por apenas 6 euros, puede que incluso amazon aplique algún descuento en los primeros días.

Descargar en pdf Luz y Verdad del Espiritualismo.pdf

Libro físico Luz y Verdad del Espiritualismo en AmazonAmazon FranciaAmazon UKAmazon Usa
amazon españaAmazon AlemaniaAmazon ItaliaAmazon Japón

Notas

  1. 18 de abril de 1857.
  2. Subtitulada Respuesta de los espíritus a preguntas que se le sometieron mediante la tiptología.
  3. Al final del libro está el alfabeto numerado que utilizaban.
  4. Ver anexo 1 en el libro, El Espiritismo en Cádiz en 1853 y 1868.
  5. Ver anexo 3 en el libro, El Obispo Arbolí.
  6. Programa 598 emitido el pasado 6 de octubre.

Deja un comentario