solicita por mail info@cursoespirita.com
ESPIRITISMO / Quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy….es sólo el principio

Las cartas de Allan Kardec

Ilustración de las cartas de Allan Kardec

Las Cartas de Allan Kardec

Las Cartas de Allan Kardec forman parte de un proyecto de investigación llevado a cabo por la Fundación Espiritista André Luiz y el Instituto Canuto Abreu, cuyo objetivo es garantizar la conservación de ciertos materiales históricos del Espiritismo, una colección de 740 manuscritos inéditos escritos por Allan Kardec y otros nombres relevantes en la historia del Espiritismo como son: Amélie Boudet, Léon Denis, Gabriel Delanne y Camille Flammarion. En este fabuloso material, Allan Kardec revela los bastidores, la intimidad, hechos históricos del Espiritismo, que permiten conocer el lado humano y familiar de Allan Kardec.

Canuto Abreu reunió una biblioteca de obras antiguas, algunas del siglo XVI y muchos libros espíritas y espiritualistas del siglo XIX, incluidos los originales de Allan Kardec. También recibió la misión anterior a la Segunda Guerra Mundial de proteger casi 800 manuscritos de Kardec, cartas enviadas y recibidas, pensamientos, evocaciones, oraciones, mensajes de los espíritus. En 1958, le preguntó a Chico Xavier, su amigo, la posibilidad de consultar a los espíritus sobre cómo proceder con este legado. Emmanuel le envió un extenso mensaje, sugiriéndole que dedicara al menos dos horas al día a transcribir, traducir, hacer notas y artículos contextualizando las cartas, para que pudieran llegar al público, recuperando las enseñanzas originales. Esta misión fue transmitida a su hija, y después a su nieto Lian. Finalmente, la familia confió esta tarea a FEAL a través del Centro de Documentación de Obras Antiguas.

Estos manuscritos traen como Allan Kardec, en varias partes de las Revista Espírita, declaró que estaba preparando lo que llamó los archivos del Espiritismo, para que los futuros investigadores pudieran contar esta historia basada en hechos documentados y no en leyendas. Dijo que sería necesario valorar a los verdaderos precursores y trabajadores dedicados de la doctrina, y denunciar quién bloquease el camino con su orgullo y ambición. Pero el temor de que estos hechos se revelen al público puso en peligro estos archivos. Parte de ellos fueron quemados. Casi fueron robados por los invasores nazis en París. Salvados por un investigador, recibieron la dedicación del trabajo de Canuto Abreu para preparar las transcripciones y traducciones. Sabía que en el futuro todo se revelaría. Se podría decir que ese momento ha llegado.

Hay documentos de los personajes principales que escribieron las cartas, documentos redactados en la oficina de un notario en Francia1, como el testamento manuscrito de Allan Kardec. Estas referencias servirán para dar fe de la identidad del autor mediante los análisis de algunos expertos, garantizando que sean documentos originales.

Además de la digitalización, catalogación y coordinación, el centro de documentación de estas obras tiene la tarea de verificar el trabajo de Canuto, hacer las transcripciones y traducciones que faltan, preparar notas y publicar una serie de libros que contengan todo el legado de Kardec, agregando manuscritos a las obras y revistas espiritistas, al bagaje del Espiritismo.

Es un proyecto a largo plazo, que sin duda llevará tiempo. Sin embargo, dado el interés de los espiritistas por conocer el contenido de los manuscritos, se están seleccionando algunos temas, cartas, etc., que se prevee puedan traer detalles históricos desconocidos. Se pretende hacer una colección de obras, divididas por años en sus volúmenes, para el estudio de espiritistas e interesados.

Todo este material estará disponible a través de Internet. Cuando los lotes de documentos estén listos, reunidos cronológicamente, se dará acceso al público en general.

Ahora se abre un nuevo panorama en este campo del conocimiento histórico espírita. El día a día de la elaboración de la obra de Kardec, su dedicación, dificultades, sufrimientos, derrotas y victorias. El Kardec humano, expresando sentimientos. Descubriendo su buen humor, su optimismo inquebrantable, su rigor absoluto con el método, su respeto por lo simple. La dedicación de quienes trabajaron más de 18 horas al día. También nos encontraremos con aquellos que se han interpuesto en el camino, ya sea por ignorancia, ambición o pensamientos erróneos. Será como si se abriera una ventana al pasado, desde donde admiraremos la relación de la pareja Rivail y Boudet. Todos estos hechos nos permitirán volver a contar la historia de Allan Kardec y el Espiritismo.

Conoceremos mejor a Allan Kardec, descubriendo que vivió en su vida diaria el mensaje que escribió en sus libros. Practicó la solidaridad, trabajó para ver la regeneración de la humanidad, surgiendo a través de su agotador esfuerzo diario. No era un mero investigador de gabinete, eran un trabajador que se correspondía con miles de personas, enfrentando difíciles luchas, esclareciendo y ayudando, a encarnados y desencarnados. Abandonó la comodidad de una vida familiar, después de haber cumplido su misión como educador, dejándonos una doctrina libertadora.

Según vayan apareciendo estos materiales iremos colocándolos en este mismo artículo.

Como es el caso de esta carta dirigida al señor Pâtier, en la que Kardec refiere la llegada del primer ejemplar de El Libro de los Espíritus y como surgieron sus investigaciones que dieron lugar a la concepción del libro.

Fotocopias de la carta original de Kardec

Carta a Patier de Allan Kardec primera hoja
Carta a Pâtier de Allan Kardec primera hoja

 

Carta a Patier de Allan Kardec segunda hoja
Carta a Pâtier de Allan Kardec segunda hoja

Transcripción traducida al castellano:

Señor Pâtier:

Tengo la honra de enviarle, anexo, un ejemplar de El Libro de los Espíritus, si tiene a bien aceptar el homenaje.

Siempre recuerdo que le debo mi conversión inicial al Espiritismo. Su noble carácter y vasto saber me inspiraron confianza en su acreditada opinión. Una vez encaminado, entreví en los fenómenos, desde el primer instante, una ciencia que no podía ser adquirida sino por estudios serios. Yo los hice con toda la conciencia y perseverancia, bajo la dirección de Espíritus que se dignaron ser mis profesores. Y es el fruto de sus enseñanzas que entrego a la publicidad.

Alentado por verdaderos y sinceros adeptos, solo espero que no me falte su concurso para la propagación de un libro, que puede, pienso yo, contribuir para divulgar la verdad y disipar muchas prevenciones.

Los aspectos más interesantes que vemos en esta carta son:

  1. Kardec enfatiza que la autoría de la Doctrina Espírita pertenece a los espíritus misioneros, que él reconoce como sus maestros. Por lo tanto, el codificador no la acredita a sí mismo.
  2. Tenemos aquí un nuevo personaje para la historiografía del Espiritismo: el Sr. Pâtier, de quien aún no teníamos gran información, pero se refiere a una persona de “carácter noble”, como señala Kardec, y que, con su “opinión autorizada”, influyó positivamente en el profesor Rivail, al comienzo de la investigación espiritista, lo que nos inspira a investigar más.
  3. Por cierto, debemos asegurarnos de que el Sr. Pâtier no sea el mismo que el Sr. Fortier, el magnetizador que aparece en Obras Póstumas (parte 2, Mi primera iniciación al espiritismo), en la transcripción dada al codificador que dice: “Fue en 1854 que escuché por primera vez sobre las mesas giratorias. Un día conocí al magnetizador, el Sr. Fortier, a quien conocía desde hacía mucho tiempo”. Mientras que Obras Póstumas publicado obviamente después de la desencarnación de Kardec, fue editado por terceros, o más precisamente por Pierre-Gaëtan Leymarie, y su contenido ha sido sospechoso durante mucho tiempo, puede haber errores en esa ortografía, especialmente porque “Pâtier” y “Fortier” no son tan diferentes.

Encomiamos, por lo tanto, esta oportunidad histórica de redimir parte de los archivos de Kardec que son patrimonio del Espiritismo o mejor dicho, patrimonio de la humanidad.

Video sobre las Cartas de Kardec

 

 

Notas

  1. Los citados documentos redactados en la oficina de un notario en Francia, como el testamento manuscrito de Allan Kardec no hacían parte del acervo original de Canuto Abreu, sino que fueron publicados en el libro “El Legado de Allan Kardec”, lanzado el 3 de octubre de 2017 por Simoni Privato y a través de la Confederación Espiritista Argentina (hasta la publicación de este libro esos documentos eran inéditos).

Deja un comentario